miércoles, 2 de abril de 2008

Autoaceptación

Aceptarse implica reconocer que somos valiosas y dignas de ser queridas y respetadas a pesar de no ser perfectas.

La autoestima está basada en al autoconcepto, es decir, no puedo quererme y aceptarme sino me conozco y no sé quien soy. De cara a conseguir este objetivo, necesito ir trabajando personal e individualmente para empezar a sentirme mejor, así podré alcanzar las metas que me he propuesto... Sin un buen concepto de mi misma, mis metas resultan inalcanzables.

Lo primero que hay que hacer para autoaceptarse, es deshacer el mito de que se tiene un solo concepto de sí misma y que éste es siempre positivo o negativo. Se pueden tener muchas imágenes de sí misma, y éstas pueden cambiar en distintos momentos. Por ejemplo: si te preguntaran si te gustas a ti misma, tal vez responderías que no, luego de haber agrupado todos los pensamientos negativos que tienes sobre ti. Para lograr tus objetivos es necesario que analices lo que no te gusta de tu personalidad, y al hacerlo encontrarás el camino para mejorar.

Seguramente tienes diferentes opiniones de tu personalidad, las cuales variarán de acuerdo a los distintos puntos de vista: intelectual, físico, emocional o social. Tienes tu propia opinión acerca de tus aptitudes. Además, tus autorretratos son tan variados como tus actividades, y a través de todo estás tú, la persona a la que aceptas o rechazas.

Tú puedes decidir ser valiosa para ti misma y crear tus propias imágenes; al amarte a ti misma aprendes a manejar tus sentimientos, y cultivas sólo los positivos. El ser consciente de tus comportamientos destructivos para corregirlos y actuar de una manera diferente es el primer paso hacia la autoestima, sentimiento que nace a partir de la autovaloración.

Esto puede demostrarse en las personas que se han hecho cirugías estéticas exitosas, pero internamente no sienten conformidad o alegría. No existe cirugía que pueda trabajar sobre la autoestima aunque parezca que es así; si una persona realmente no se quiere, las distintas variantes para "verse mejor" desde la cirugía estética hasta otras, no podrán ayudarla. Para decidirse a cambiar algo del aspecto personal, hay que pensar primero en que la cirugía estética no llega para que el alma esté hermosa. Sólo sintiéndose bien con nosotras mismas, es decir aceptándonos y amándonos, llegaremos a un equilibrio tal que, aunque no tengamos hecha ninguna cirugía, luciremos excelentes.

[Anónimo]